×

Identificación de usuario

Campo obligatorio
Campo obligatorio
¿Aún no tienes tu cuenta? Date de Alta

LO MEJOR LAS MERINDADES BURGOS

i18n: By francisco

El norte de Burgos es la zona de la provincia más visitada. Es normal. El verde inunda valles y montañas donde el agua hace de las suyas generando a su paso vida y belleza sin igual. No soy objetiva. Soy burgalesa y la comarca de las Merindades es mi debilidad. Por ello, hoy te traigo lo mejor de las Merindades. Un recorrido entre pueblos medievales, cascadas y mucha naturaleza.

»Puentedey »
A veces, el mejor arquitecto es la propia naturaleza. Nuestro protagonista es un pequeño pueblo enmarcado por un gran puente natural de piedra. Impresiona la magnitud de este monumento de la naturaleza originado por la erosión del río Nela en una roca caliza de más de 15 metros de altura.

No te conformes con hacer la foto y marchar. Recorre hasta el último rincón de la localidad que te ofrecerá coquetas casas montañesas, palacios y vistas maravillosas del valle.

»Cascada de la Mea »
A pocos kilómetros de Puentedey se encuentra esta preciosa cascada. Para llegar a ella hay que dejar el coche en el aparcamiento y recorrer un sendero de 250 metros. En menos de cinco minutos nos habremos adentrado en el interior del barranco de la Mea. Andamos entre pequeñas pozas color turquesa hasta llegar a esta espectacular cascada de más de 30 metros de caída.

Desgraciadamente, este salto de agua no se muestra así de bonito durante todo el año. Hay que aprovechar el deshielo y la época de lluvias para no llevarnos una desagradable sorpresa en forma de roca caliza seca.

»Ojo Guareña »
Es uno de los orgullos de la provincia burgalesa. El monumento natural de Ojo Guareña cuenta con más de 100 kilómetros de galerías y cuevas. Es uno de los complejos kársticos más grande de la península ibérica y también del mundo. Además de la ya de por sí impresionante belleza de la red de galerías, en su interior se han encontrado importantes hallazgos arqueológicos desde la época del Paleolítico.

Un pequeñísimo tramo de 400 metros de la cueva de San Bernabé está abierta para su visita turística. Acompañados de un guía nos explicarán los secretos de esta maravilla natural, acabando la breve visita en la original Ermita de Santo Tirso y San Bernabé. Además, con reserva previa puedes adentrarte en las entrañas de la cueva Palomera en un recorrido de 4 horas de duración.

»Cascada de las Pisas»
En los alrededores de Soncillo nos encontramos con esta coqueta cascada. En este caso hay que caminar un poquito, algo menos de cinco kilómetros entre ida y vuelta alrededor de un frondoso bosque de hayas. En realidad, son un conjunto de pequeños saltos de agua que finalizan con la maravillosa vista de la cascada de las Pisas, la más grande y bonita.

Hay épocas del año en la que puede estar completamente seca, por eso recomiendo visitarla en otoño y en época de fuertes lluvias y deshielo. Los colores del bosque junto al impresionante torrente que nos encontraremos al final del camino bien merece una visita otoñal.

»Monasterio de Santa María de Río Seco »
Ya he hablado largo y tendido en el blog del Monasterio de Santa María del Río Seco por lo que no podía faltar en esta lista. El recinto conserva las preciosas ruinas de lo que en su día fue un monasterio de monjes de la Orden del Císter junto al río Ebro.

Gracias al trabajo voluntario de cientos de personas, hoy podemos disfrutar de una visita por el impresionante claustro de los monjes, también el interior de la iglesia, la sala Capitular, el Claustro de la Hospedería y su entrada principal.

»Cascada de Pedrosa de Tobalina »
Un derroche de fuerza en invierno y una increíble piscina natural en verano. La cascada de Pedrosa de Tobalina, también llamada cascada del Peñón, tiene un gran atractivo durante todas las estaciones del año. Las aguas del río Jerea se precipitan en una caída de 12 metros. Es un gran trampolín natural.

Puedes aparcar el coche justo al lado de la cascada y acercarte a un pequeño mirador con las mejores vistas. Durante los meses de buen tiempo vas a encontrarte con centenares de personas disfrutando de este espectacular paraje, sobre todo, si viajas en fin de semana. Yo aprovecharía las épocas de intensas lluvias o deshielo para poder contemplarla en todo su esplendor.

»Frías »
Es la villa medieval burgalesa por excelencia y ostenta el título de ciudad. Lo confieso, hace mucho tiempo que no los visito con tranquilidad y eso es imperdonable teniendo en cuenta que es uno de los pueblos más bonitos de Burgos. El conjunto monumental se ve impresionante dadas las reducidas dimensiones de la localidad.

Cada fin de semana las calles empedradas de Frías se llenan de turistas para contemplar su principales monumentos. Entre ellos, destaca el castillo de los Duques de Frías, las casas colgadas, el puente medieval sobre el río Ebro, la calzada romana, y numerosas iglesias y conventos.

»Tobera »
A poquísimos kilómetros de Frías nos encontramos con esta pequeña joya. La visita de Tobera comienza con la preciosa estampa de las ermitas de Santa María de la Hoz y del Cristo de los Remedios junto a un puente medieval de origen romano.

Ahora sólo queda seguir la senda del Molinar de algo más de un kilómetro que se adentra en el interior de la localidad de Tobera. A lo largo del camino vamos a seguir el curso del río Molinar entre saltos de agua, pozas y bellas cascadas que conforman un paisaje bucólico y difícil de olvidar. Es un agradable paseo apto para todos los públicos en cualquier época del año e imprescindible si te encuentras de visita por Frías.

»El Salto del Nervión »
Todo burgalés tiene un amigo que dice haber visto el Salto del Nervión con un torrente de agua impresionante. Parece una leyenda. Estás tranquila en tu casa, abres el facebook y ahí está, alguien ha compartido una foto de lo que llevas años intentando ver. Es lo que tienen las cascadas estacionales, son como una lotería y a mí tardó mucho tiempo en tocarme.

He acudido en cuatro ocasiones con la ilusión de disfrutar de esta preciosa cascada de más de 200 metros de altura. Y a la cuarta va la vencida. Pero me llevo buen recuerdo de todas las visitas. Merece la pena contemplar el paisaje que nos rodea desde el mirador del Nervión. Unos impresionantes acantilados que conforman el cañón de Delika. Tienes todos los detalles en esta entrada detallada sobre el Salto del Nervión, la cascada más alta de España.

También hay que señalar que existe una pequeña guerra territorial entre Burgos y Álava. Y es que el salto está en el límite de ambas provincias. Yo lo tengo claro, es uno de los imprescindibles de las Merindades burgalesas. 😉

» Cascada de Peñaladros »
En uno de mis primeros post os hablaba de la belleza singular de la cascada de Peñaladros. Poco a poco y por sorpresa se ha convertido en una de las entradas más leídas del blog. Aún me queda mucho por descubrir en mi tierra, pero he de decir que es mi cascada favorita de Burgos.

Situada a unos 500 metros de la localidad de Cozuela, esta cascada de 13 metros de caída, tiene agua todo el año y forma un bello pozo de aguas esmeralda. Lo mejor es el frondoso paraje que la rodea creando un paisaje de postal en pleno valle de Mena.